Impresión 3D en el aula

Actualmente ya se encuentran en el mercado impresoras 3D asequibles para cualquier centro. El problema suele ser el desconocimiento por parte del centro educativo. También la poca disponibilidad de profesores que tengan la formación adecuada para poder adoptar esta nueva tecnología. Lo ideal es que los departamentos y los profesores del centro que quieran utilizar la tecnología 3D puedan formarse en el uso de estas impresoras.


Para entender lo que es una impresora 3D tenemos que pensar en una impresora tradicional ya sea láser o de tinta. Pero en vez de pintar sobre un papel, las impresoras 3D permiten crear modelos tridimensionales. Estas impresoras trabajan con materiales especiales, generalmente plásticos que se moldean a altas temperaturas y que al enfriarse se mantienen sólidos.



Ventajas de las impresoras 3D


Fomentan la creatividad en los alumnos. Los estudiantes se convierten en diseñadores y creadores utilizando tecnología punta para visualizar y crear su propia imaginación, sin olvidarnos del crecimiento que los estudiantes tendrán en sus habilidades de razonamiento espacial y la comprensión de la conversión de 2D a 3D.. Además los alumnos tendrán que desarrollar sus habilidades con el ordenador para poder usarla correctamente.


Con las impresoras 3D los alumnos también aprenden a realizar trabajo en equipo en el aula. Cada alumno tendrá que diseñar una pieza ‘clave’ que será una de las fases del trabajo. Luego tendrán que imprimirla primero a modo de prueba. Cuando se comprueba que es la pieza deseada tendrán que intentar formar algo con ella y con las que hayan creado sus compañeros el objeto deseado.


La impresión 3D además permite que se colabore entre varios departamentos para un proyecto común. Se pueden realizar proyectos entre diversos cursos e incluso diferentes etapas educativas.


Poder tocar lo que aprendes. Acerca de las sociedades antiguas se puede diseñar e imprimir un modelo de una pirámide, un arco de medio punto o una catapulta. En geografía, imprimir una península o una cordillera... los ejemplos son infinitos.


Las impresoras 3D ayudan a plantear a los niños problemas que tienen que resolver. Les plantea obstáculos a la hora de crear el objeto que necesitan. Aprenderán la empatía, el trabajo en equipo y la resolución de problemas. Estas habilidades será importantes en el futuro para los estudiantes.


Los alumnos disfrutarán de la experiencia de aprendizaje. Crear objetos con impresoras 3D se puede convertir en una tarea divertida en la que querrán participar los alumnos. Pueden crear objetos interesantes como monumentos o edificios que ayuden a explicar los temas que están tratando en clase.



7 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo